miércoles, mayo 03, 2017



Los frenos son uno de los componentes del auto sometidas a un mayor desgaste. Te contamos cuatro trucos para alargar su vida al máximo.



Los frenos son los encargados de detener el auto y, por tanto, uno de los elementos del automóvil que requiere de un mayor mantenimiento. Se accionan a través del pedal de freno y se componen por pastillas, zapatas, discos o tambores, caliper o mordaza, y líquido de freno... y su duración está relacionada directamente con los hábitos de conducción. Si al frenar escucha un chirrido fuerte, o se enciende el testigo de frenos en el tablero de mandos lo más probable es que tenga que sustituirlos. Para


En las bajadas de un camino,utilice marchas cortas para que el freno motor tienda a retener el vehículo; así tendrás que frenar menos.

Manténga siempre la distancia de seguridad en autopista; esto le permitirá ajustar la velocidad simplemente con el acelerador, sin tener que frenar.

Evite la conducción deportiva o muy agresiva. Y recuerde que... debes sustituir el líquido de frenos cada dos años; de lo contrario, la humedad que tiende a absorber este líquido se depositará en las pinzas de freno hasta oxidarlas –desde 300 euros–.

Guarde la distancia de seguridad en autopista
De este modo, en la mayoría de las ocasiones podrás ajustar tu velocidad levantando el pide del acelerador; o bien, reduciendo una marcha para utilizar el freno motor. De este modo, ahorrarás esfuerzos innecesarios a los frenos.

Evite la conducción deportiva y los caminos
Realizar una conducción deportiva puede acortar la vida de los frenos en más de un 60%: las pastillas y los discos se desgastarán antes -incluso podrían llegar a alabearse y generar vibraciones al frenar-; y el líquido perderá gran parte de sus propiedades si se sobrecalienta. Por otro lado, si circulas habitualmente por caminos de tierra podría introducirse alguna piedrecita entre la pastilla y el disco de freno, que generaría chirridos y puede rayar el disco.


Cambia el líquido de frenos cada año




El líquido de frenos se cambia cada año o 30.000 km. A partir de ahí, sus propiedades nunca estarán al 100%. Aún así, un tipo de conducción suave siempre mantendrá sus propiedades en mejor estado durante más tiempo. En cualquier caso, es un elemento de seguridad y no conviene superar esos 30.000 km de plazo recomendado para sustituirlo.
RECUERDE, LA ECONOMÍA EN EL ARREGLO DE SUS FRENOS PUEDE SALIR COSTOSA

¿Para qué sirve el líquido de freno?



La principal función del líquido de frenos es transmitir la fuerza ejercida sobre el pedal de freno, por lo que es un elemento fundamental. Este debe tener un punto de ebullición muy alto, estando siempre en funcionamiento a altas temperaturas (+250ºC), principalmente en frenadas de emergencia o frenadas continuas. La “fuerza de frenado” se transmite a través de un líquido en el interior del circuito hidráulico (el líquido de freno). Al ser los líquidos no comprimibles, la fuerza se transmite de forma instantánea y sin pérdida alguna hacia las pastillas que “se aprietan” sobre el disco de freno. Al frenar, el rozamiento de las pastillas contra los discos puede generar un aumento de la temperatura de varios cientos de grados. Cuando el freno se acciona con frecuencia, este calor se transmite inevitablemente al conjunto del circuito y deteriora el líquido de freno. A pesar de su composición, el líquido de freno absorbe la humedad que contiene el aire, lo que reduce el punto de ebullición en proporciones importantes: de 230° C a 165° C con sólo un 3% de agua. En tal caso, al frenar, como el líquido de freno está en ebullición hay gases comprimidos mezclados en el líquido, y los frenos corren el riesgo de no responder, ya que el pedal está pisado a fondo. Por lo tanto es indispensable controlar regularmente, al menos una vez cada 2 años, el estado del líquido de freno.

Siete de cada diez automóviles circula con el líquido de frenos en mal estado. 

Para comprobar que el líquido de frenos está en perfecto estado, el color debe ser amarillo transparente y encontrarse siempre entre las dos marcas de máximo y mínimo. Además, es recomendable cambiarlo entre el primer año y el tercero de uso del vehículo.

Ignorar el mantenimiento del líquido de frenos puede generar graves consecuencias en carretera. cuando no se cambia el líquido de frenos, éste absorbe humedad y reduce su efectividad, también produce deterioro acelerado de los sistemas de freno y, además, se pierde potencia de frenado, afectando directamente su seguridad. 

Ningún vehículo con frenos hidráulicos gasta el líquido que los opera porque el sistema debe permanecer estanco y no hay factores de consumo. si nota una reducción en el nivel del líquido acuda a un centro de servicio para revisar posibles fugas.


RECUERDE, LA ECONOMÍA EN EL ARREGLO DE SUS FRENOS PUEDE SALIR COSTOSA
Problemas relacionados con las pastillas: Ruidos, desgaste excesivo y jaloneos




RECUERDE, LA ECONOMÍA EN EL ARREGLO DE SUS FRENOS PUEDE SALIR COSTOSA

jueves, abril 27, 2017



Por qué el cambio de las pastillas y discos de freno es necesario para tu seguridad ?






Como decía un antiguo slogan, “prevenir es mejor que curar”. Es por eso que, antes de lamentar situaciones complejas o incomodas para ti, debes tomar algunas precauciones con el fin de evitar dichos hechos.

Uno de esos es el mantenimiento peiódico de tu vehículo, y sobre todo en una parte que es de vital importancia para tu seguridad, los frenos. Esta parte del automóvil está formada por dos elementos principales, las pastillas de freno y los discos. Con el uso, estas piezas se desgastan y si no son remplazadas a tiempo, pueden provocar daños a tu vehículo y por qué no decirlo, a tu integridad física.

Si has adquirido un vehículo 0 kilómetros, debes considerar el cambio de estas pastillas y disco de freno a partir de los 25.000 km. ya que la cantidad de uso da para que su desgaste sea evidente. Puedes comprobarlo tú mismo con el grosor de éstas, ya que al gastarse, son mucho más delgadas que cuando están nuevas. Si su delgadez es muy evidente, ésta puede provocar daños en el rodamiento del auto y lo más grave, no lograr que tu auto se detenga a tiempo. Si usas tu vehículo más en carreteras, su desgaste puede ser menor, ya que usas menos el freno que andando por la ciudad.

Los discos de freno duran mucho más tiempo si se logran cambiar a tiempo las pastillas, ya que éstas dañan el grosor del disco. La duración de este elemento también está definida por su grosor, aunque su cambio requiere de mucho más tiempo de uso del vehículo.

Para evitar posibles accidentes o deterioro prematuro en tu automóvil, toma las precauciones del caso, así estarás más seguro al momento de viajar y darás mayor tranquilidad a quienes viajan contigo.

RECUERDE, LA ECONOMÍA EN EL ARREGLO DE SUS FRENOS PUEDE SALIR COSTOSA

lunes, abril 24, 2017

Cómo frenar bajo condiciones de lluvia



RECUERDE, LA ECONOMÍA EN EL ARREGLO DE SUS FRENOS PUEDE SALIR COSTOSA